Compromiso de educar.

Amar el quehacer educativo,  es algo que apasiona!

A nosotras las maestras, así como cuando a un  pequeño se le muestran crayones y una hoja, su primera reacción será explotar sus dotes artísticos ó  cuando ven un delicioso pastel,  su primer deseo es querer tocarlo y meter sus manitos en él…  también hacemos nuestra esa reacción, pues es la que sentimos  al ver un grupo de peques reunidos, hay mucho por expresar, mucho por enseñar y sobretodo mucho amor para dar.

Creo necesario compartir  el concepto de “COMPROMISO”    

La palabra compromiso deriva del término latino compromissum y se utiliza para describir a una obligación que se ha contraído o a una palabra ya dada.  En ocasiones, un compromiso es una promesa o una declaración de principios. (Definición.de)

Debemos entender que el matrimonio es un compromiso, que atender a un hijo es un compromiso y que educarlo es un compromiso más fuerte aún.

Entendería que el amor a lo que hago, es para mí y para las personas que trabajamos con pequeños un compromiso con la infancia de nuestro país, es necesario intervenir y apoyarla 100%, pues de ello depende también el cambio de nuestro futuro próximo.

Esa hermosa sensación al lograr algo que deseamos, esa misma es la que se vivencia cuando ofrecemos con amor lo que tenemos.   El arte de servir y en especial a los más pequeños es definitivamente gratificante.

Ahora me pregunto… estamos dispuestos a comprometernos con la educación de nuestros pequeños? Estamos dispuestos a actuar? A participar de forma permanente en este hermoso rol de educar?…  Considera que “educar” no sólo corresponde a los maestros de nuestro país.

Me despido con un abrazo, hasta la próxima!

Con cariño Sara.

Déjame tus comentarios

*